Espejos y ventanas 1. Rancinan*

rancinanSegún Robert Franck para producir un auténtico documento contemporáneo el impacto visual tiene que ser tan fuerte como para anular cualquier explicación. Y la saturación constante que sufrimos de imágenes de todo tipo, hace de este requisito extremadamente complicado para el artista gráfico. Obligándose por necesidad a transformar la realidad exterior en realidad aplicada al medio de expresión que usa. Un fotógrafo no expresa la realidad a través de la fotografía, sino una realidad fotográfica, una ventana que muestra el mundo sometiéndolo a un doble corte, espacial y temporal. Una ventana, sí, que como en los fantasmales reflejos de Atget, se presenta como reflejo del autor del disparo.

Es evidente en la obra de Rancinan la creación de ese mundo aparte, mundo apoyado en la iconografía occidental presentada en extrema decadencia. Conformada la imaginería y redirigida para una suerte de crítica a la sociedad actual, cada vez más enferma, pero siempre más potente. Rancinan incorpora los temas y formas de tratamiento compositivo propios de la pintura clásica, y rememora los más famosos encuadres de la historia de la pintura occidental1. Presentados como monumentos del pasado ante un público con poco tiempo y mucho espacio de contemplación se entiende este juego de similitudes y parecidos.

Dentro de estas composiciones juega con la iconografía básica y común a todo occidental. Iconos que, al igual que los propios de la publicidad, son útiles en tanto son superados, neutralizados y mercantilizados. Anulada su capacidad de significación, el código es simplificado hasta el último límite posible, se transforma en significante de algo que ya ha dejado de existir, un significado que por saturación induce al hastío informativo más que a la reflexión. A través de este proceso se reduce la realidad a la mínima unidad de sentido, a pastiche tópico, a crítica que se justifica en sí misma, que no solo no aporta soluciones sino que se nutre de aquello que critica. Es de suponer que la obra de Rancinan precisa del síntoma al que parece querer combatir, como la obra de Heartfield precisaba del gobierno de Hitler para justificarse como resistencia.

Man Ray, comparando la imagen a las cenizas de un objeto consumido por el fuego, mantenía que ninguna expresión plástica podría ser algo más que residuo de una experiencia. La objetualización de lo real a través de medios de reproducción y serialización, sin distinción entre objeto y acontecimiento, hace que la iconografía presentada en la obra de Rancinan muestre sus fracturas al mínimo análisis, su capacidad de ingerir y hacer propio lo que en realidad era ajeno al objeto o persona transformada en icono. En su gigantesca composición del banquete de los ídolos, por mostrar un pequeño ejemplo, junto a un Warhol en su pose de indiferencia receptiva, se representa a Picasso, sentado con la palma abierta sobre su cabeza pelada1, al acercarnos vemos tatuado en su antebrazo, como Popeye, junto a su paloma de la paz, la siguiente frase: “good artists copy, great artist steal”3, una cita que se entronca en una variación de T.S Elliot sobre una crítica literaria anterior y que erróneamente  Steve Jobs le endosó4 a Picasso en alguna de sus conferencias. En cuanto a la paloma de la paz, ese animal cruel sobre el cual el mismo pintor contaba cómo se devoraban unas a otras en su estudio, mientras ironizaba sobre la obsesión de Luisa de Aragón de elevarla como símbolo de la paz, ni que decir tiene lo antipática que le resultaba. Muy lejos estaban estas marcas de representar la línea de pensamiento del pintor pero pone de manifiesto la capacidad del icono de asimilar capas de significados añadidas a través de los tiempos y por distintas generaciones.

Detrás de todo esto acecha la máscara que, con intención de realidad, marcando un territorio de nadie, no existe sino a través de un pensamiento que no ha sufrido ninguna crisis de significado porque no ha sido sometido a crítica. La misma máscara que, una vez forzada y superada deja ver su oquedad interna causando el espanto del que la porta ante la plenitud del mundo en que se ubica. Ante esto Sartre recogió en un texto referente a un circuito estético que el ser humano, despojado de la máscara, vomitaba toda su oquedad sobre la plenitud atestada de objetos del mundo, y esto daba como resultado la obra de arte.

*-Rancinan se expone en el marco de exposiciones y actividades organizado con una labor encomiable por la asociación Latitudes21 en distintas localizaciones de Huelva capital, hasta 28 de marzo. http://www.latitudes21.com/programacion/
1.-La reminiscencia a la historia del arte va un poco más allá, a su presentación histórica asociada a los museos. Los fotomontajes que copian La libertad de Delacroix y La balsa de la medusa de Gericáult están en la misma posición de los originales en el Louvre. Con esto Rancinan invade el espacio del espectador y lleva su mensaje al plano performativo apelando a su memoria, especialmente el francés, que previsiblemente habrá visitado en múltiples ocasiones la sala del famoso museo.
2.-Warhol y Picasso son dos representantes perfectos de los dos tipos de personalidades totalmente mercantilizantes de las que hablara D. Kuspid. “El fin del arte”. Akal, 2006.
3.-Que viene a decir algo así como “Los buenos artistas copian, los maestros roban”, ya choca que lo escriba en inglés, pero teniendo en cuenta que no es frase de Picasso tampoco importa demasiado.
4.-En una ocasión el pintor llegó a confesar que todo el mundo escribía de él, escribían y escribían, y luego le mandaban los libros, que por supuesto no leía. Sería bueno recordar la anécdota que sucedió en su estudio del París ocupado al ser interrogado por los alemanes ante el Guernica y que tanto corre por la red. En todo caso el Guernica estaba de gira en Estados Unidos durante la ocupación nazi.

					
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s