Tomás Cordero. El acontecimiento como proceso circular.

tomas cordero la violación de la pintura

La experiencia, entendida como acto creador del presente que evoca el pasado, tiene relación directa con otro término que, a pesar de la relación etimológica evidente, parece mostrar un concepto contrario a éste: La experimentación, entendida a su vez como nuestra relación de presente con el futuro. El contraste de término viene dado por nuestra concepción del mundo y su historia a través del tiempo lineal. Partiendo de la idea de un tiempo que acaba y es superado por otro. Pero sería necesario acceder a un tipo de visión circular del tiempo a la hora de analizar los campos de la filosofía y el arte. Porque a diferencia de la estructuración de las ciencias de corte físico-matemático, el arte siempre gira sobre el mismo territorio, estableciendo con ello un circuito de retorno permanente.

La tiranía del tiempo, ese monstruo creado por la idea de linealidad temporal en la historia y filosofías occidentales es superado a través del arte. El artista se mueve por un territorio nómada, la franja peligrosa y despiadada donde la tradición platónica de separación del mundo de las sensaciones y el ámbito de las ideas viene a chocar con la aceptación de la dimensión del vacío. Allí donde el instante eterno de Kierkegaard roza con el nihilismo de Duchamp y Picabia1.

Tomás Cordero traza las coordenadas precisas en la difícil tarea de controlar el caos desencadenado al atravesar este territorio. Los complejos juegos de figuración y la ruptura de la armonía superficial a través de los espacios desgarrados en blanco señalan una interrupción, un socavón en la línea perceptiva, un cambio de dirección que bloquea la lectura unitaria y multiplica las posibilidades de asimilación temporal de la obra.

Tomás accede, ajeno a las prisas propias de la vanguardia, rechazando el apocalipsis permanente de la ruptura, creando un discurso coherente, a la idea de la disolución del arte. Se presenta como maestro del eco, con la capacidad de formular preguntas que ya se formularon pero que siguen siendo fundamentales para el arte y la filosofía. Su obra funde los términos de experiencia y experimentación en el acontecimiento, entendiendo éste como el efecto que excede a sus causas. Tomás Cordero edifica su obra sobre la concepción circular del tiempo con el fin de mostrar que el arte no es exclusivamente la obra resultante, sino el proceso de conocimiento que implica su ejecución.

1.-Duchamp:«El arte ha sido pensado hasta su fin y se disuelve en la nada». Picabia:«El arte es un agujero en el vacío».
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s