M.A.D. El orden de los factores sí altera el resultado.

 

mapamundi1 manuelantoniodominguez

No es buena idea prestar un libro, y más si contiene ilustraciones, a Manuel Antonio Domínguez. Viendo su trabajo es fácil imaginárselo en clase de geografía pintorrejeteando los libros de texto, desafiando la autoridad didáctica al derramar su ideario personal sobre las ilustraciones pedagógicas incrustadas en los textos.

Manuel A. Domínguez parece querer compartir estos actos de naturaleza  subversiva en los que, unos más otros menos, todos hemos caído. Pequeña gamberrada con la intención de desviar la estructura narrativa en base a la cuál seremos examinados, escapando del aburrimiento que causa todo lo relacionado con el aprendizaje de los órdenes de conocimiento dogmatizado que otros han escrito sin tenernos en cuenta.

La exposición que presenta en la 21 está dispuesta como un aula lectiva, unos pupitres-vitrinas muestran cierto orden bajo el cual subyace un caos que se revela al final del recorrido. El mapa, instrumento de uso colonial, de dominio de territorios, trozo de papel que permite un control virtual sobre las extensiones conquistadas o por conquistar, contrasta con los interiores burgueses de fotografías de mobiliario de principios del siglo 20, lugar de descanso apto para escondernos del exterior y que, como un exterior más, nos obliga a desprendernos de nuestra cabeza para no ser reconocidos en nuestra verdadera identidad. Al polucionar ambos con sus dibujos y recortes el autor muestra que si nuestro escenario cotidiano de apariencias normales se nos muestra como tal es porque le otorgamos una normalidad construida y regulada en un marco donde la frontera público-privado ha perdido su sentido.

En translaciones Manuel Antonio Domínguez se hace cargo de los residuos que, para no desorganizarse, todo sistema normativo execra a otro sistema contiguo. Poluta este sistema con sus propios residuos excrementados, configurando una narrativa paralela que desvirtúa toda esperanza de certeza en los discursos establecidos. Lo dicho, sería conveniente tomar precauciones antes de dejarle un libro ilustrado a este chico.

Sala siglo 21 
Museo de Huelva
Hasta el 5 de Julio

PEPE ÁLVAREZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s