Jesús Zurita. La dimensión perdida.

Jesús Zurita. Recogiendo, acrilico sobre lienzo, 100x120. Galería Angeles Baños
Jesús Zurita. Recogiendo, acrilico sobre lienzo, 100×120. Galería Angeles Baños

André Bretón en una reseña a la biografía de Lenin escrita por Trosky dijo «si debemos destruir las cosas más valiosas del pasado destruyámoslas sin derramar una sola lágrima de sentimentalismo, más tarde volveremos a erigirlas y crearemos incluso cosas más bellas y extraordinarias». La obra de Jesús Zurita parece hacerse eco de esta propuesta y dinamita lo real con la finalidad de reconstruir un nuevo mundo más adecuado para representar una realidad secreta en una dimensión de revolución permanente. Con ello abre las puertas a una ensoñación diurna soltando lugares comunes como escenarios extraordinarios. Porque si bien el «pintor no consigue el nivel de automatismo del escritor sí tiene acceso a lo maravilloso a través de lo real».

Existe una realidad emocional siempre vigente en el campo de las imágenes y Jesús Zurita controla los mecanismos necesarios para delimitar los caminos de acceso a ella. Su estética se mueve en el terreno de lo ambiguo, emitiendo una acusación sobre las certezas alrededor de las identidades físicas de lo representado. Las formas materiales, elementos sólidos dotados de una enorme carga energética, se relacionan con el entorno compositivo formando un todo indivisible cuyas significaciones resbalan escurridizas al espectador. Las huellas de cuerpos y vacíos se entremezclan formando un único surco.

Esta búsqueda de una realidad más compleja, más rica en significados, más ambigua, más adecuada a la presentación de una perspectiva oblicua, conforma el eje principal de su producción. Sus murales, dibujos y pinturas son las herramientas constitutivas de sentido con la que se edifica la sugerencia perceptiva de un terreno contingente de formas. Podría ser la de Jesús Zurita la pintura futura que visionaba Klein, aquella «carente de noción alguna de dimensión». En cualquier caso queda claro que los juegos dimensionales de su obra hacen que esta noción, si bien no desaparece, sea descargada de autoridad.

Pepe Álvarez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s