Razón de Fuerza. «La última profecía» de Overli.

Overli. La última profecía/Tinta papel/95x66. 1987-91
Overli. La última profecía/Tinta papel/95×66. 1987-91

Una figura barbada yace en una semiesfera de la que, a modo de carroza, tira una especie de caballo cornudo con cabeza bovina.  El animal tiene alas en la espalda y en sus finos tobillos pero no sirven para volar. Su ojo es una boca de la que surgen dos lenguas finas. De la parte trasera de esta carroza que nimba el cuerpo del barbado emergen flecos rojos anaranjados, fuego de propulsión que empuja al conjunto. La bestia es la guía no la fuerza de tracción. La pequeña bañera, que apenas contiene al personaje, está flanqueada por estrellas multicolor y un grupo de insectos vuela en comitiva rodeando, protegiendo o facilitando el vuelo. El personaje en el interior está sentado ligeramente inclinado hacia atrás, quizá esté dormido—o muerto—. Agarra con su brazo derecho un libro grueso y bien encuadernado, preservándolo, protegiéndolo, ocultándolo.

Abajo, en primer plano, unos personajes alzan las manos en señal de saludo, franqueando al grupo, a los lados, dos mártires. A la derecha, uno masculino, clavado a un madero está orlado a la manera latina. A la izquierda, femenina, de sus senos y su vulva emergen tallos vegetales, se está transformando. Ninguno saluda uniéndose al grupo, su gesto es de súplica, no muestran alegría por el posible fin de la tortura o la validez de la misma, su gesto es entre pasivo y decepcionado. Son los únicos conscientes de que el barbado no se ha percatado de sus presencias o de que les ignora deliberadamente.

Al fondo, rodeados por árboles que impiden ser trepados, la civilización se dedica a la revuelta, se organizan y agrupan en bandos contrarios y se disponen apelotonados a la guerra. Quien no lo hace es instigado a hacerlo. Las casas son abandonadas, las herramientas reposan. Los cultivos se agostan, las ganaderías se olvidan. Los antiguos templos y ritos son abandonados también. Los animales subterráneos emergen a la superficie y toman posesión de la tierra deshabitada. Estamos en el ocaso, el cielo está repleto de maquinaria de guerra, misiles y seres extraños carentes de órganos. No caen sobre sus víctimas, más bien las sobrevuelan esperando el momento preciso de la aniquilación.

Sentado en un bastón o una flauta, en primer plano, en un lugar perdido de la composición, como los habitantes del limbo infantil de Quarton, una figura frágil—quizá un niño—se tapa los oídos, está asustado e intenta suspenderse del acontecimiento. Es el único refugio que encontraremos en la composición.

El dogmatismo es el resultado de una reacción que se agita en el mismo círculo de aquello a lo que se enfrenta. Mientras la verdad se diluye en un diálogo difuso la Humanidad trata de aniquilarse confundida en lenguajes que se autoimplican constantemente. Una tremenda presión es ejercida entre la razón y la fuerza. Es la violencia. Pero no la violencia mítica, la que hace de los hombres objetos que la sufren o instrumentos que la ejercen. Esta ha sido removida a los confines del Estado. Es la fuerza como obsesión, como necesidad, la que presiona sobre la vida social. La Nueva Bestia, como Simone Weil la llamaba, que sustituye al Leviatán.

En otro tiempo, ante su perdida, los lazos fueron sustituidos artificialmente por falsas religiones y vínculos inauténticos. Ahora, en una sociedad cuyo pensamiento está dominado por la abstracción, se ha renunciado a reemplazar a las religiones. Carentes de pretensión de construir cosmos o culturas alternativas, los grupos sociales se muestran como un intento no velado de simple organización de fuerzas.

PEPE ÁLVAREZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s