Atletas

Zhanna Kadyrova. Atletas. C-print. 2003
Zhanna Kadyrova. Atletas. C-print. 2003

El atleta hoy encarna la perfección, aquello que en su afán de superación la civilización se marca como meta. La disciplina, el orden, el continuo entrenamiento para conseguir un fin fuera del alcance para la mayoría de los seres humanos. El récord, la indolente cifra a batir marca el devenir, la trayectoria, la evolución de la especie humana en pruebas que a cada paso se hacen más y más inhumanas. El humano doping, más cercano al ciborg en sus capacidades extrahumanas reducidas a la marca, al número, es el nuevo ángel portador de grandes noticias, semidios que dota de esperanza a sus congéneres industrializados.

Bajo su bandera nacional el héroe plusmarquista asume su condición deportiva como representante de todo un país. La adoración espectacularizada de su público se vuelve territorial y política. En la grada la adoración de los colores nacionales muestran, apenas velada, la violencia hacia el otro. Rostros desencajados por la ira o la alegría según el resultado, gritos enfervorecidos de masas al unísono, aspavientos ritualizados, violencia verbal incontenida. Las figuras políticas representantes del estado y los empresarios más influyentes ocupan las tribunas de honor. Toda una manifestación de violencia jerarquizada ondeando banderas tiene lugar en las grandes citas deportivas. El orden público despliega fuerzas policiales armadas con porras y escudos dando a entender hasta qué punto está dispuesto a permitir las exaltaciones de pasión.

Los estadios son los grandes espacios diseñados para celebrar ceremonias espectaculares de triunfo y para exhibir la copa, la medalla, el galardón arrebatado al contrario como botín de guerra. Se cortan calles y las avenidas principales se decoran con combinaciones básicas de colores cargados de simbolismo. Los héroes saludan a la plebe gris e indeterminada, exhiben sus rostros omnipresentes en grandes vehículos a modo de vitrinas móviles, antes de una merecida fiesta en salas vip alejadas de lo común y de descansar en sus preciosas casas a las cuales sus fanáticos seguidores no tienen acceso posible.

El estado, a través de las distintas federaciones deportivas, garantiza la disponibilidad internacional de sus deportistas en condiciones de igualdad. Para ello se someten a las mujeres deportistas a pruebas de sexo que determinen tener la cantidad de hormonas y la genética propia de su género. En las mismas condiciones de la prueba antidopaje, altos niveles de testosterona en una mujer son considerados anomalías naturales que mejoran el rendimiento cuantitativamente de tal forma que no se pueden garantizar la igualdad de condiciones. Se recomiendan tratamientos hormonales e incluso cirugía para permitir a la deportista volver a la competición con un cuerpo más “feminizado” imposibilitando en todo caso su acceso a ligas masculinas.

El deportista asume su condición de víctima propiciatoria, en él, en su pureza de sangre, de sexo, de condición olímpica, la proyección se ejerce sin mácula. Es sometido a pruebas como si fuera ganado. Y aunque parece ser que el cromosoma xy o una alta concentración de testosterona no sean factores que proporcionen un rendimiento mayor se multiplican los casos de mujeres atletas apartadas de la competición luego de rechazar los tratamientos feminizantes. Un sistema cardiovascular sobredesarrollado, unas piernas más largas de lo normal, unos brazos de gran envergadura, en el hombre, son considerados dones de la naturaleza. En la mujer, sin embargo, estas sobredotaciones deben ser sometidas a pruebas en busca de una masculinización no permitida. En la pureza de la figura del atleta se proyectan las sombras de la representación del ser humano en un mundo donde cada vez es más difícil, por no decir imposible, hallar una imagen humana del hombre.

PEPE ÁLVAREZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s